Código de Familia -Ley 1289/75 - Cuba - Segunda Parte

DE LA FORMALIZACION DEL MATRIMONIO

Ver Texto aclaratorio

ARTICULO 7. - Los encargados del Registro del Estado Civil y los notarios públicos son los funcionarios facultados para autorizar la formalización de los matrimonios con arreglo a las disposiciones de este Código.

Los cónsules y vicecónsules de la República son los funcionarios facultados para autorizar, en el extranjero, los matrimonios entre cubanos.

(La ley Nº 1308 de 21 de agosto de 1976 complementó el párrafo segundo de éste artículo facultando a los cónsules y vicecónsules de la República de Cuba, para que en el país en que como tales estén acreditados, formalicen de acuerdo con las leyes cubanas, los matrimonios de ciudadanos cubanos con ciudadanos extranjeros, facultando a los Ministros de Justicia y de Relaciones Exteriores para reglamentar la función consular relacionada con dicha actividad).

La Ley Nº 51 de 15 de Julio de 1985 mediante su disposición Final Tercera derogó expresamente dicha ley.

Ver artículo Nº 10, inc. 1 de la Ley Nº 50 de 28 de diciembre de 1984

Ver artículo 14 de la Ley Nº 51 de 15 de julio de 1985. Ley del Registro del Estado Civil)

ARTICULOS.- 8 al 17 (Derogados).

Los artículos derogados contenían los requisitos para la formalización del matrimonio. La Ley Nº 51 de 15 de julio de 1985 -Ley del Registro del Estado Civil- en su disposición final Tercera derogó expresamente dichos artículos y estableció los requisitos para la formalización del matrimonio. Ver artículos 61 al 73 inclusive de la expresada Ley. Ver artículos 113 al 121 del Reglamento de la Ley del Registro Civil puesto en vigor por la Resolución Nº 157, del Ministro de Justicia en 25 de diciembre de 1985.

Sección Tercera

DEL MATRIMONIO NO FORMALIZADO

Ver Texto aclaratorio

ARTICULO 18. - La existencia de la unión matrimonial entre un hombre y una mujer con aptitud legal para contraerla y que reúna los requisitos de singularidad y estabilidad, sufrirá todos los efectos propios del matrimonio formalizado legalmente cuando fuere reconocida por tribunal competente.

Cuando la unión matrimonial estable no fuere singular porque uno de los dos estaba unido en matrimonio anterior, el matrimonio surtirá plenos efectos legales en favor de la persona que hubiere actuado de buena fe y de los hijos habidos de la unión.

ARTICULO 19. - La formalización o el reconocimiento judicial del matrimonio entre el hombre y la mujer unidos en la forma señalada en el artículo que antecede, retrotraerá sus efectos a la fecha de iniciada la unión, de acuerdo con lo manifestado por los cónyuges y testigos en el acta de formalización de matrimonio o la declarada en la sentencia judicial.

ARTICULO 20. - (Derogado)

(Este artículo establecía que la ejecutoria recaída en proceso sobre reconocimiento de la existencia de la unión matrimonial, se inscribiría en la sección correspondiente del Registro del Estado Civil del domicilio conyugal. La Ley Nº 51 de 15 de julio de 1985 -Ley del Registro del Estado Civil- en su Disposición final Tercera derogó expresamente este artículo y reguló lo concerniente a dicha materia).

Ver artículo 72 y el párrafo final del artículo 58 de la Ley Nº 51 de 15 de julio de 1985 -Ley del Registro del Estado Civil- y el artículo 113 del Reglamento de la Ley del Registro del Estado Civil puesto en vigor por la Resolución Nº 157 del Ministro de Justicia, en 25 de diciembre de 1985

Sección Cuarta
DE LA PRUEBA DEL MATRIMONIO

ARTICULO 21. - ( Derogado)

( Este artículo establecía como único medio de prueba del matrimonio, la certificación acreditativa de su inscripción en el Registro del Estado Civil).

La Ley Nº 51 de 15 de julio de 1985 -Ley del Registro del Estado Civil- en su Disposición Final Tercera derogó expresamente este artículo.
Ver artículo 72 de la Ley Nº 51 de 15 de julio de 1985

ARTICULO 22. - (Modificado) En cualquier proceso civil, penal o administrativo en que no pudiera probarse la existencia de la unión matrimonial conforme con la Ley del Registro del Estado Civil, a los fines del proceso de que se trate, hará prueba de su existencia la posesión constante del estado conyugal unida a las actas de inscripción de nacimiento de los hijos, si los hubiera, y con los efectos, según el caso del Artículo 18.

(Este artículo quedó redactado en la forma en que se consigna por la Disposición Especial Sexta de la Ley Nº 51, de 15 de julio de 1985 -Ley del Registro del Estado Civil-)

ARTICULO 23. - (Derogado) Este artículo regulaba la forma de probar el matrimonio formalizado en un país extranjero donde estos actos no estuvieren sujetos a un registro regular o auténtico. La Ley Nº 51 de 15 de julio de 1985 -Ley del Registro del Estado Civil- en su Disposición Final Tercera derogó expresamente este artículo.

Ver artículo 73 de la Ley Nº 51 de 15 de julio de 1985 -Ley del Registro del Estado Civi.

Capítulo II
DE LAS RELACIONES CONYUGALES

Sección Primera
DE LOS DEBERES Y DERECHOS ENTRE LOS CONYUGES

Ver Texto aclaratorio

ARTICULO 24. - El matrimonio se constituye sobre la base de la igualdad de derechos y deberes de ambos cónyuges.

ARTICULO 25.- Los cónyuges deben de vivir juntos, guardarse la lealtad, la consideración y el respeto debidos y ayudarse mutuamente.

Los derechos y deberes que este Código establece para los cónyuges, subsistirán íntegramente mientras no se extinga legalmente el matrimonio, aunque por motivos justificado no mantuvieren un hogar común.

ARTICULO 26.- Ambos cónyuges están obligados a cuidar de la familia que han creado y a cooperar el uno con el otro en la educación, formación y guía de los hijos conforme a los principios de la moral socialista. Igualmente, en la medida de las capacidades o posibilidades de cada uno, deben de participar en el gobierno del hogar y cooperar al mejor desenvolvimiento del mismo.

ARTICULO 27.- Los cónyuges están obligados a contribuir a la satisfacción de las necesidades de la familia que han creado con su matrimonio, cada uno según sus facultades y capacidad económica. No obstante, si alguno de ellos sólo contribuyere a esa subsistencia con su trabajo en el hogar y en el cuidado de los hijos, el otro cónyuge deberá contribuir por sí solo a la expresada subsistencia, sin perjuicio del deber de cooperar a dichos trabajo y cuidado.


ARTICULO 28.- Ambos cónyuges tienen derecho a ejercer sus profesiones u oficios y están en el deber de prestarse recíprocamente cooperación y ayuda para ello, así como para emprender estudios o perfeccionar sus conocimientos, pero cuidarán en todo caso de organizar la vida en el hogar de modo que tales actividades se coordinen con el; cumplimiento de las obligaciones que este Código les impone.

Sección Segunda
DEL REGIMEN ECONOMICO DEL MATRIMONIO

Ver Texto aclaratorio

ARTICULO 29. - Régimen económico del matrimonio será el de la comunidad de bienes que regula este Código.

Este régimen existirá desde el momento en que se formalice el matrimonio o desde la fecha de iniciada la unión en los casos a que se refiere el artículo 19, y cesará cuadro el vínculo matrimonial extinga por cualquier causa.

ARTICULO 30. - A los efectos del régimen que se establece en el artículo anterior, se considerarán bienes comunes los siguientes:

1) los salarios o sueldos, jubilaciones, pensiones u otra clase de ingreso que ambos cónyuges o cualquiera de ellos obtenga durante el matrimonio, como producto del trabajo o procedente de la seguridad social,

2) los bienes o derechos adquiridos por título oneroso durante el matrimonio a costa del caudal común, bien se haga la adquisición para la comunidad o para uno de los cónyuges;

3) los frutos, rentas o intereses percibidos o devengados durante el matrimonio, procedentes de los bienes comunes o de los propios de cada uno de los cónyuges.

ARTICULO 31. - Se presumirán comunes los bienes de los cónyuges mientras no se pruebe que son propios de uno solo de ellos.

ARTICULO 32. - Son bienes propios de cada uno de los cónyuges:

1) los adquiridos por cada uno de ellos antes de su matrimonio;

2) los adquiridos durante el matrimonio por cada uno de los cónyuges, por herencia, por título lucrativo o por permuta o sustitución de un bien propio. En las donaciones y legados onerosos, se deducirá el importe de las cargas cuando hayan sido soportadas por el caudal común;

3) los adquiridos con dinero propio de uno de los cónyuges;

4) las sumas que cobre uno de los cónyuges en los plazos vencidos, durante el matrimonio, que correspondan a una cantidad o crédito constituido a su favor con anterioridad al matrimonio y pagadero en cierto número de plazos;

5) los de uso personal exclusivo de cada uno de los cónyuges.

Sección Tercera
DE LAS CARGAS Y OBLIGACIONES DE LA COMUNIDAD MATRIMONIAL DE BIENES

ARTICULO 33. - Serán de cargo de la comunidad matrimonial de bienes:

1) el sostenimiento de la familia y los gastos en que se incurra en la educación y formación de los hijos comunes y de los que sean de uno solo de los cónyuges;

2) todas las deudas y obligaciones contraídas durante el matrimonio, por cualquiera de los cónyuges, excepto en los casos en que para contraerlas se necesitare del consentimiento de ambos;

3) las rentas o intereses devengados durante el matrimonio, de las obligaciones a que estuvieren sujetos los bienes propios de cada cónyuge y los comunes;

4) las reparaciones menores o de mera conservación en los bienes propios, hechas durante el matrimonio.

ARTICULO 34. - El pago de las deudas contraídas por uno de los cónyuges antes del matrimonio no será de cargo de la comunidad matrimonial de bienes.

Sección Cuarta
DE LA ADMINISTRACION DE LA COMUNIDAD MATRIMONIAL DE BIENES

Ver Texto aclaratorio

ARTICULO 35. - Los cónyuges son los administradores de los bienes de la comunidad matrimonial y cualquiera de ellos podrá realizar, indistintamente, los actos de administración, y adquirir los bienes que por su naturaleza estén destinados al uso o al consumo ordinario de la familia.

ARTICULO 36. - Ninguno de los cónyuges podrá realizar actos de dominio en relación con los bienes de la comunidad matrimonial sin el previo consentimiento del otro, excepto los de reivindicación para la comunidad.

(La Ley Nº 48, de 27 de diciembre de 1984 -Ley General de la Vivienda- en su artículo 9, párrafo segundo establece "Si el usufructuario onerosos o el ocupante legitimo fuere casado, el contrato se otorgará a favor de ambos cónyuges, a menos que uno de ellos no ocupare la vivienda, caso en el cual el contrato se otorgará a favor del que la ocupe y la propiedad de ella no integrará la comunidad de bienes del matrimonio. Si el usufructuario oneroso u ocupante legítimo fuere divorciado o residiere en la vivienda con su ex cónyuge, el contrato se otorgará a favor de ambos sólo en el caso de que el usufructo hubiere sido concedido durante el matrimonio o hubieren comenzado juntos la ocupación de la vivienda".

ARTICULO 37. - En todo lo no previsto en este Código, la comunidad matrimonial de bienes se regirá por las disposiciones generales que regulan la comunidad de bienes.

Sección Quinta
DE LA DISOLUCION Y LIQUIDACION DE LA COMUNIDAD MATRIMONIAL DE BIENES

Ver Texto aclaratorio

ARTICULO 38. - La comunidad matrimonial de bienes termina por la extinción del matrimonio. Los bienes comunes se dividirán por mitad entre los cónyuges, o, en caso de muerte, entre el sobreviviente y los herederos del fallecido.

Cuando el vínculo matrimonial se extinga por causa de nulidad, el cónyuge que por su mala fe hubiese dado motivo a dicha causa no tendrá participación en los bienes de la comunidad matrimonial.

Cualquiera de los cónyuges podrá renunciar en todo o en parte a sus derechos en la comunidad matrimonial de bienes, después de extinguido el vínculo matrimonial. La renuncia deberá constar siempre por escrito.

ARTICULO 39. - Cuando por no haber acuerdo entre los interesados para la liquidación de la comunidad matrimonial de bienes en la forma dispuesta en el artículo que antecede, fuere necesario proceder a su liquidación judicial, se procederá al inventario y avalúo de los bienes sobre la base del valor que tenían en la fecha de extinción del matrimonio.

Hecho el avalúo se deducirán las deudas, cargas y obligaciones pendientes, y el remanente se distribuirá en la proporción que indica el artículo anterior.

ARTICULO 40. - Transcurrido el plazo de un año a partir de la fecha de extinción del matrimonio por causa de divorcio o de nulidad, sin que se hayan iniciado judicial o extrajudicialmente las operaciones de liquidación de la comunidad matrimonial de bienes, sin perjuicio de lo dispuesto en el párrafo segundo del artículo 38, cada cónyuge quedará como propietario único de los bienes muebles de propiedad común cuya posesión hayan mantenido a partir de dicha extinción.

(Ver artículos 372 y siguientes de la Ley Nº 7 de 19 de agosto de 1977 -Ley de Procedimiento Civil Administrativo y Laboral- que regulan el procedimiento del divorcio.

ARTICULO 41. - No obstante lo dispuesto en los artículos que anteceden, el tribunal, al proceder a la liquidación de la comunidad matrimonial de bienes, podrá disponer que determinados bienes domésticos de propiedad común que considere necesarios o convenientes para la educación y desarrollo de los hijos menores, se adjudiquen en propiedad preferentemente al cónyuge cuya guarda y cuidado queden los menores, y en caso de que ello excediere de su participación, se le otorgará el uso y disfrute de ese exceso, sin perjuicio de que el otro cónyuge conserve su derecho de propiedad sobre la expresada participación, mientras aquel no tenga a su disposición y uso otros similares.

ARTICULO 42. - En caso de que el matrimonio se extinga por causa de muerte, el cónyuge sobreviviente y los hijos menores tendrán derecho a continuar en el uso y disfrute de los bienes comunes hasta que se aprueben judicialmente las operaciones de la liquidación de la comunidad de bienes. Además, el tribunal que conozca del proceso sucesorio, autorizará, en la medida que resulte necesario, al cónyuge sobreviviente, para percibir el pago de cantidades correspondientes al fallecido o a la comunidad matrimonial de bienes y para que, con cargo a ella o al efectivo que forma parte de los bienes dejados, satisfaga sus gastos corrientes y los de los hijos menores y, al efecto extraiga, de las cuentas bancarias del fallecido o de ambos, las sumas que sean menester.

Capítulo III
DE LA EXTINCION DEL MATRIMONIO

Sección Primera
DISPOSICIONES GENERALES

ARTICULO 43. - (Modificado) El vínculo matrimonial se extingue:

1) por fallecimiento de cualquiera de los cónyuges;

2) por declaración judicial de presunción de muerte de uno de los cónyuges;

3) por nulidad de matrimonio declarada por sentencia firme;

4) por sentencia firme de divorcio;

5) por acta notarial

Ver Decreto Ley 154 / 94 sobre el divorcio notarial y Resolución 182 de noviembre del 94 del Ministro de Justicia

Sección Segunda
DE LA PRESUNCION DE MUERTE DEL CONYUGE

ARTICULO 44. - (Modificado) La declaración judicial de presunción de muerte de uno de los cónyuges extingue el matrimonio desde el momento en que dicha declaración quede firme.

(El párrafo segundo de este artículo contempla la posibilidad de que apareciera el cónyuge declarado presuntamente fallecido, en el caso de que el otro cónyuge hubiera contraído nuevo matrimonio y en párrafo tercero establecía que la presunción de muerte del cónyuge ausente se declaraba pasado diez y ocho meses de la declaración de ausencia).

La Ley Nº 51 de 15 de julio de 1985 -Ley del Registro del Estado Civil- suprimió en su Disposición Final Tercera el párrafo segundo.

La Ley Nº 9 de 22 de agosto de 1977 suprimió el párrafo tercero de dicho artículo y modificó los artículos 184, 186, 191, 192, y 194 del Código Civil que regulan la institución de la ausencia.

Ver artículos 589 y siguientes de la Ley Nº 7 de 19 de agosto de 1977 -Ley de Procedimiento Civil Administrativo y Laboral-

Ver artículos 33.1 al 37 de la Ley Nº 59 de 1987 -Código Civil- y la Ley Nº 51 de 15 de julio de 1985 artículo 60 inc. d), e), f) y g).

Sección Tercera
DE LA NULIDAD DEL MATRIMONIO

ARTICULO 45. - Son nulos los matrimonios formalizados:

1) Con infracción de cualquiera de las prohibiciones señaladas en los artículos 4 y 5;

2) con error en las personas o mediante coacción o intimidación que vicien el consentimiento;

3) con infracción de los requisitos que para su validez exige este Código.

ARTICULO 46. - La acción para pedir la nulidad del matrimonio corresponde:

1) A cualquiera de los cónyuges y al fiscal en los casos de los incisos 1) y 3) del artículo anterior;

2) al cónyuge que haya sufrido el error, la coacción o la intimidación en el caso del inciso 2) del artículo anterior.


ARTICULO 47. - La acción de nulidad deberá ejercitarse dentro del plazo de seis meses a partir de la formalización del matrimonio, en los casos previstos en el artículo 3 e incisos 2) y 3) del artículo 45 de este Código.

Transcurrido el plazo de seis meses sin haberse ejercitado la acción en los casos en que proceda, el matrimonio quedará convalidado de pleno derecho.

En el caso del inciso 3) del artículo 4, el matrimonio quedará convalidado si los menores arribaren a la edad establecida en dicho precepto sin haberse solicitado la nulidad del matrimonio o a la hembra hubiese quedado en estado de gestación.

El matrimonio formalizado con algunos de los vicios previstos en los incisos 1) y 2) del artículo 4, y en el artículo 5, no es con validable, y la acción de nulidad podrá ejercitarse en cualquier tiempo.

ARTICULO 48. - El matrimonio declarado nulo producirá, en todo caso, los derechos previstos en este Código sólo para los hijos habidos en el mismo y para el cónyuge que ha obrado de buena fe.

Si ambos cónyuges hubiesen obrado de mala fe, el matrimonio no producirá tales derechos en favor de ninguno de ellos.

Se presume que ha actuado de mala fe el cónyuge que en el momento de la formalización del matrimonio tenía conocimiento de la existencia de una causa de nulidad.

La buena fe se presume, salvo prueba en contrario.