Código de Familia -Ley 1289/75 - Cuba - Cuarta Parte

Titulo II
DE LAS RELACIONES PATERNO FILIALES

Capítulo I
DEL RECONOCIMIENTO DE LOS HIJOS

Sección Primera
DEL RECONOCIMIENTO Y SU INSCRIPCION

ARTICULO 65. - Todos los hijos son iguales y por ello disfrutan de iguales derechos y tienen los mismos deberes con respecto a sus padres, cualquiera que sea el estado civil de éstos.

ARTICULO 66. al 73. - (Derogados expresamente por la Ley No. 51/85).

Sección Segunda
De la presunción de la Filiación

ARTICULO 74. - Se presumirá que son hijos de las personas unidas en matrimonio:

1) los nacidos durante la vida matrimonial;

2) los nacidos dentro de los trescientos días siguientes a la fecha de la extinción del vínculo matrimonial, si la madre no hubiera contraído nuevas nupcias.

Las presunciones establecidas en este artículo se entienden sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 6.

ARTICULO 75. - Se presume la paternidad:

1) cuando pueda inferirse de la declaración del padre formulada en documento indubitado.

2) cuando hubieren sido notorias las relaciones maritales con la madre durante el período en que pudo tener lugar la concepción;

3) cuando la condición de hijo se halla hecho ostensible por actos del propio padre o de su familia.

ARTICULO 76. - Se presumirá la maternidad cuando la madre se halle en los casos de los incisos 1) y 3) del artículo anterior. En los demás casos, la maternidad queda probada por el hecho del parto y la identidad del hijo.

ARTICULO 77. - La acción para reclamar el reconocimiento de los hijos corresponde a estos y al padre o madre que los halla reconocido, con respecto al que aun no lo halla hecho.

Sección Tercera
DE LA IMPUGNACION DEL RECONOCIMIENTO

ARTICULO 78. - (Modificado) La inscripción del nacimiento del hijo, hecha conforme con lo establecido en el artículo 45 de la Ley del registro del Estado civil, podrá ser impugnada por el cónyuge que no hubiera concurrido al acto. La Impugnación sólo podrá fundarse en la imposibilidad de los cónyuges para haber procreado el hijo.

(El texto original de este artículo fue modificado expresamente por la Ley N' 51/85.)

ARTICULO 79. - La acción para la impugnación a que se refiere el artículo anterior sólo podrá ejercitarse dentro de los seis meses siguientes a la fecha en que el demandante hubiere tenido conocimiento de la inscripción.

ARTICULO 80. - El hijo reconocido durante su minoría de edad, solo podrá impugnar el reconocimiento dentro del año siguiente a la fecha en que arribe a su mayoría de edad.

ARTICULO 81. - La persona que se considere con derecho a inscribir como suyo, al hijo reconocido previamente por otra persona, en virtud de considerarse su verdadero progenitor, podrá en cualquier tiempo establecer la acción conducente a ese fin.

Si fuere menor de edad la persona de cuyo reconocimiento se trate, se le dará traslado al fiscal a fin de que dictamine si conviene a los intereses del menor la sustanciación o no del proceso antes de que arribe a la mayoría de edad.

Visto el dictamen del fiscal, el tribunal decidir con carácter previo si procede o no llevar adelante el proceso. En caso negativo acordar el archivo de las actuaciones y reservar a las partes el derecho para que lo ejerzan a tenor de lo que se dispone en el párrafo siguiente:

Si fuere mayor de edad la persona de cuyo reconocimiento se trate, es requisito para la sustanciación del proceso que la acción sea ejercitada conjuntamente por quien se considere con derecho a reconocer y por el hijo cuyo reconocimiento se pretenda.

Capítulo II
DE LAS RELACIONES ENTRE PADRES E HIJOS Ver Instrucción 216/2012 del Tribunal Supremo Popular

Ver - De las Relaciones entre padres e hijos – Texto aclaratorio 

Sección Primera
DE LA PATRIA POTESTAD Y SU EJERCICIO

ARTICULO 82. - Los hijos menores de edad estarán bajo la patria potestad de sus padres.

ARTICULO 83. - El ejercicio de la patria potestad corresponde a ambos padres, conjuntamente.

Corresponderá a uno sólo de los padres, por fallecimiento de otro o porque se le haya suspendido o privado de su ejercicio.

ARTICULO 84. - Los hijos están obligados a respetar, considerar y ayudar a sus padres y, mientras estén bajo su patria potestad, a obedecerlos.

ARTICULO 85. - La patria potestad comprende los siguientes derechos y deberes de los padres:

1) tener a sus hijos bajo su guarda y cuidado; esforzarse para que tengan una habitación estable y una alimentación adecuada; cuidar de su salud y aseo personal; proporcionarle los medios recreativos propios para su edad que estén dentro de sus posibilidades; darles la debida protección; velar por su buena conducta y cooperación las autoridades correspondientes para superar cualquier situación o medio ambiental que influya o pueda influir desfavorablemente en su formación y desarrollo;

2) atender la educación de sus hijos, inculcarles el amor al estudio; cuidar de su asistencia al centro educacional donde estuvieren matriculados; velar por su adecuada superación técnica, científica y cultural con arreglo a sus aptitudes y vocación y a los requerimientos del desarrollo del país y colaborar con las autoridades educacionales en los planes y actividades escolares;

3) dirigir la formación de sus hijos para la vida social; inculcarles el amor a la patria, el respeto a sus símbolos y la debida estimación a sus valores, el espíritu internacionalista, las normas de la convivencia y de la moral socialista y el respeto a los bienes patrimoniales de la sociedad y a los bienes y derechos personales de los demás; inspirarles con su actitud y con su trato el respeto que les deben y enseñarles a respetar a las autoridades, a sus maestros y a las demás personas;

4) administrar y cuidar los bienes de sus hijos con la mayor diligencia; velar porque sus hijos usen y disfruten adecuadamente los bienes que le pertenezcan; y no enajenar, permutar ni ceder dichos bienes, sino en interés de los propios menores y cumpliendo los requisitos que en este Código se establecen;

5) representar a sus hijos en todos los actos y negocios jurídicos en que tengan interés; completar su personalidad en aquéllos para los que se requiera la plena capacidad de obrar; ejercitar oportuna y debidamente las acciones que en derecho correspondan a fin de defender sus intereses y bienes.

ARTICULO 86. - Los padres están facultados para reprender y corregir adecuada y moderadamente los hijos bajo su patria potestad.

ARTICULO 87. - Los padres podrán, en interés de los hijos bajo su patria potestad, disponer de los bienes de los mismos, cederlos permutarlos o enajenarlos por causa justificada de utilidad o necesidad, previa la autorización del tribunal competente, con audiencia del fiscal.

Sección Segunda
DE LA GUARDA Y CUIDADO Y DE LA COMUNICACION ENTRE PADRES E HIJOS

Ver Instrucción 216/2012 del Tribunal Supremo Popular

ARTICULO 88. - Respecto a la guarda y cuidado de los hijos, se estará al acuerdo de los padres, cuando éstos no vivieren juntos.

ARTICULO 89. - De no mediar acuerdo de los padres o de ser el mismo atentatorio a los intereses materiales o morales de los hijos, la cuestión se decidirá por el tribunal competente, que se guiará para resolverla, únicamente por lo que resulte más beneficioso para los menores. En igualdad de condiciones, se atenderá, como regla general, a que los hijos queden al cuidado del padre en cuya compañía se hayan encontrado hasta el momento de producirse el desacuerdo, prefiriendo a la madre si se hallaban en compañía de ambos y salvo, en todo caso, que razones especiales aconsejen cualquier otra solución.

ARTICULO 90. - En el caso del artículo anterior, el tribunal dispondrá lo conveniente para que aquel de los padres al que no se le confiera la guarda y cuidado de los hijos menores, conserve la comunicación escrita y de palabra con ellos, regulándola con la periodicidad que el caso requiera y siempre en beneficio de los intereses de los menores. El incumplimiento de lo que se disponga a ese respecto podrá ser causa para que se modifique lo resuelto en cuanto a la guarda y cuidado, sin perjuicio de la responsabilidad de orden penal que se origine por tal conducta.

Excepcionalmente, cuando las circunstancias lo requieran, podrán adoptarse disposiciones especiales que limiten la comunicación de uno o de ambos padres con el hijo e incluso que la prohíban por cierto tiempo o indefinidamente.

ARTICULO 91. - Las medidas adoptadas por el tribunal sobre guarda y cuidado y régimen de comunicación, podrán ser modificadas en cualquier tiempo, cuando resulte procedente por haber variado las circunstancias de hecho que determinaron su adopción.

Sección Tercera
DE LA EXTINCION Y SUSPENSION DE LA PATRIA POTESTAD

Ver Instrucción 216/2012 del Tribunal Supremo Popular

ARTICULO 92. - La patria potestad se extingue:

1) por la muerte de los padres o del hijo;

2) por arribar el hijo a la mayoría de edad;

3) por el matrimonio el hijo que no ha alcanzado la mayoría de edad;

4) por la adopción del hijo.

ARTICULO 93. - Ambos padres, o uno de ellos, perderán la patria potestad sobre sus hijos:

1) cuando se les imponga como sanción por sentencia firme dictada en proceso penal;

2) cuando se atribuya a uno de ellos o se prive a ambos de la patria potestad por sentencia firme dictada en proceso de divorcio o de nulidad de matrimonio.

ARTICULO 94. - La patria potestad se suspende por incapacidad o ausencia de los padres, declarada judicialmente.

ARTICULO 95. - Los tribunales, atendiendo a las circunstancias del caso, podrán privar a ambos padres, o a uno de ellos, de la patria potestad, o suspenderlos en el ejercicio de ésta, en los casos de los artículos 93 y 94 o mediante sentencia dictada en proceso promovido a instancia del otro o del fiscal, cuando uno o ambos padres:

1) incumplan gravemente los deberes previstos en el artículo 85;

2) induzcan al hijo a ejecutar algún acto delictivo;

3) abandonen el territorio nacional y, por tanto a sus hijos;

4) observen una conducta viciosa, corruptora, delictiva o peligrosa, que resulte incompatible con el debido ejercicio de la patria potestad;

5) cometan delito contra la persona del hijo.

ARTICULO 96. - La privación o suspensión de la patria potestad no exime a los padres de la obligación de dar alimentos a sus hijos.

ARTICULO 97. - En las sentencias dictadas por los tribunales de lo civil, por las cuales se prive a ambos padres, o a uno de ellos, de la patria potestad, o se le suspenda su ejercicio, se proveerá, según proceda, sobre la representación legal de los menores, su guarda y cuidado, la pensión alimenticia y régimen de comunicación entre padres e hijo.

El padre afectado o el fiscal podrán instar, mediante incidente en las propias actuaciones, el cese de la suspensión de la patria potestad, así como la modificación de cualquiera otra de las medidas a que se refiere el párrafo anterior, cuando hayan variado las circunstancias que justificaron su adopción.

ARTICULO 98. - Cuando a ambos padres o a uno de ellos se les hubiere privado de la patria potestad, o se les hubiere suspendido en su ejercicio, por sentencia dictada por los tribunales de lo penal, el otro padre, en su caso, o el fiscal, promoverá el procedimiento correspondiente en los tribunales de lo civil para resolver los extremos a que se refiere el primer párrafo del artículo anterior.