Título IV
DE LA TUTELA

Capítulo I
DISPOSICIONES GENERALES

ARTICULO 137. - La tutela se constituirá judicialmente y tiene por objeto:

1) la guarda y cuidado, la educación, la defensa de los derechos y la protección de los intereses de los menores de edad que no estén bajo patria potestad;

2) la defensa de los derechos, la protección de la persona e intereses matrimoniales y el cumplimiento de las obligaciones civiles de los mayores de edad que hayan sido declarados judicialmente incapacitados.

ARTICULO 138. Estarán sujetos a tutela:

1) los menores de edad que no estén bajo patria potestad;

2) los mayores de edad que hayan sido declarados judicialmente incapacitados para regir su persona y bienes, por razón de enajenación mental, sordomudez o por otra causa.

ARTICULO 139. - La aceptación del cargo de tutor es voluntario; pero una vez aceptado no es renunciable sino a virtud de causa legítima debidamente justificada a juicio del tribunal.

ARTICULO 140. - Cuando surja la necesidad de poner a una persona bajo tutela, estarán en el deber de informarle al fiscal las personas siguientes:

1) los parientes del menor incapacitado, dentro del tercer grado de consanguinidad:

2) las personas que vivan con el menor o incapacitado y los vecinos más próximos del mismo, o el Comité de Defensa de la Revolución más inmediatos;

3) los funcionarios públicos que por razón del ejercicio de su cargo tenga conocimiento de existencia del estado de necesidad a que se refiere el párrafo inicial de este artículo.

ARTICULO 141. - El fiscal, siempre que lo estime necesario, instará la constitución de la tutela cuando reciba la información a la que refiere el artículo anterior o cuando por sentencia firme se prive de la patria potestad a quien la ejercite o se revoque la adopción.

ARTICULO 142. - (Modificado). El tribunal competente del lugar en que resida la persona que debe estar sujeta a tutela es el facultado para:

1) proveer al cuidado de su persona y bienes hasta que se constituya la tutela;

2) constituir la tutela mediante resolución fundada en la que nombrará al tutor.

(El texto original de este Artículo fue modificado expresamente por la Ley No./77.)

ARTICULO 143. -(Modificado). El tribunal competente del domicilio del tutelado es el facultado para:

1) remover al tutor;

2) fiscalizar el ejercicio de la tutela;

3) declarar extinguida la tutela exigiendo la rendición final de cuenta del tutor.

(El texto original de este artículo fue modificado expresamente por la Ley No 9/77.)

ARTICULO 144. - (Modificado). Los expedientes de tutela se sustanciarán por los trámites de jurisdicción voluntaria

(El texto original de este artículo fue modificado expresamente por la Ley No 9/77).

Capítulo II
DE LA TUTELA DE LOS MENORES DE EDAD

ARTICULO 145. - Para constituir la tutela de un menor, el tribunal citará a los parientes de éste hasta el tercer grado, que residan dentro de su demarcación o en la de otro de la misma ciudad o población en que tenga su sede, a fin de celebrar una comparecencia en la que oirá a los parientes que asistan y al menor si tuviere mas de siete años de edad, para proceder a la designación del tutor, de conformidad con las reglas siguientes:

1) la preferencia manifestada por el menor y la opinión mayoritaria de los mencionados parientes en cuanto resulte aceptable, a juicio del tribunal;

2) de no poder designar el tutor a tenor de la regla anterior, el tribunal decidirá guiándose por lo que resulte más beneficioso para el menor y, en igualdad de condiciones, designará tutor al pariente en cuya compañía se hallare. De no encontrarse en compañía de ningún pariente, o de hallarse en la de varios de ellos a la vez, preferirá, en primer lugar, a uno de los abuelos; en segundo lugar, a uno de los hermanos; y en tercer lugar, a un tío;

3) excepcionalmente, cuando razones especiales así lo aconsejan, el tribunal podrá adoptar una solución fuera del orden anterior e inclusive nombrar tutor a una persona que no tenga relación de parentesco con el menor. En este caso, designará a persona que muestre interés en hacerse cargo de él, prefiriendo a la que lo hubiere tenido a su cuidado.
ARTICULO 146. - Para ser designado tutor de un menor de edad, se requerirá:

1) ser mayor de edad y estar en el pleno goce de los derechos civiles y políticos;

2) tener ingresos suficientes para sufragar los gastos del menor en cuanto sea necesario;

3) no tener antecedentes penales por delitos contra el normal desarrollo de las relaciones sexuales, la familia, la infancia y la juventud, ni por otros que a juicio del tribunal inhabiliten para ser tutor;

4) gozar de buen concepto público;

5) ser ciudadano cubano;

6) no tener intereses antagónicos con los del menor.

ARTICULO 147. - (Modificado). Los directores de los establecimientos asistenciales o de los de educación o reeducación, y los jefes de las unidades militares o paramilitares, serán los tutores de los menores de edad que vivan en dichos establecimientos, o que pertenezcan a dichas unidades y no estén sujetos a patria potestad o tutela con las mismas atribuciones que confiere el artículo 85 con respecto a la patria potestad. La representación ante los tribunales de los directores o jefes de unidades en su calidad de tutores podrá ser delegada en un miembro del cuerpo jurídico de los respectivos organismos.

(El texto original de este Artículo fue modificado expresamente por el Decreto-Ley No 76/84).

Capítulo III
DE LA TUTELA DE LOS MAYORES DE EDAD INCAPACITADOS

ARTICULO 148. - La tutela de los mayores de edad declarados incapacitados, corresponderá por su orden:

1) al cónyuge;

2) a uno de los padres;

3) a uno de los hijos;

4) a uno de los abuelos;

5) a uno de los hermanos.

Cuando sean varios los parientes del mismo grado, el tribunal constituirá la tutela teniendo en cuenta lo que resulte más beneficioso para el incapacitado.

Excepcionalmente, cuando existan razones que lo aconsejan el tribunal podrá designar tutor a persona distinta de las relacionadas anteriormente. En este caso, preferirá a quien tenga a su cuidado al incapaz o a quien muestre interés en asumir la tutela.

ARTICULO 149. - Para ser designado tutor de un incapacitado se requerirá:

1) ser mayor de edad y estar en el pleno goce de los derechos civiles y políticos;

2) no tener antecedentes penales por delitos contra la propiedad o contra las personas o por otros que a juicio del tribunal inhabiliten para ser tutor;

3) gozar de buen concepto público;

4) ser ciudadano cubano;

5) no tener intereses antagónicos con los del incapacitado.

ARTICULO 150. - A los directores de los establecimientos asistenciales se les considerará tutores de los mayores de edad incapacitados que se hallen internados en dichos establecimientos y que no estén sujetos a tutela, a los mismos efectos que para los menores establece el artículo 147.

Capítulo IV
DEL EJERCICIO DE LA TUTELA

ARTICULO 151. - El tutor representa al menor o incapacitado en todos los actos civiles o administrativos, salvo en aquellos que por disposición expresa de la ley, el tutelado pueda ejecutar por sí mismo.

ARTICULO 152. - Los menores sujetos a tutela deben respeto y obediencia al tutor. Este podrá reprenderlos y corregirlos moderadamente.

ARTICULO 153. El tutor está obligado:

1) a cuidar de los alimentos del tutelado y su educación si fuere menor;

2) a procurar que el incapacitado adquiera o recupere su capacidad;

3) a hacer inventario de los bienes del menor o incapacitado y presentarlo al tribunal en el término que ésta fije.

4) a administrar diligentemente el patrimonio del menor o incapacitado.

5) a solicitar oportunamente la autorización del tribunal para los actos necesarios que no pueda realizar sin ella.

ARTICULO 154. - El tribunal, como órgano de tutela podrá ordenar directamente el depósito del efectivo, las alhajas y otros bienes de elevado valor del menor o incapacitado.

También el tribunal podrá determinar los límites de disponibilidad de los fondos que tenga el tutelado en cuenta bancaria.

ARTICULO 155. El tutor necesitará autorización del tribunal para:

1) solicitar el auxilio de las autoridades al efecto de internar al tutelado en establecimiento asistencial o de reeducación.

2) realizar actos de dominio o cualquier otro acto que pueda comprometer el patrimonio del tutelado.

3) repudiar donaciones y herencias o aceptarlas, así como para dividir éstas u otros bienes que el tutelado poseyere en común con otros;

4) hacer inversiones y reparaciones mayores en los bienes del menor o incapacitado;

5) transigir o allanarse a demandas que se establezcan contra el menor o incapacitado.

ARTICULO 156. - El tribunal no podrá autorizar al tutor para disponer de los bienes del menor o incapacitado sino por causa de necesidad o utilidad debidamente justificada.

ARTICULO 157. - El ejercicio de la tutela es gratuito. El tutor podrá reembolsarse de los gastos justificados que tuviere en el ejercicio de la tutela, previa aprobación del tribunal.

ARTICULO 158. - El tutor debe informar y rendir cuentas de su gestión al tribunal por lo menos una vez al año, en la oportunidad que ésta le señale. Deberá hacerlo además, cuantas veces el propio tribunal así lo disponga. Asimismo, notificará al tribunal sus cambios de domicilio.

ARTICULO 159. - Cuando el tutor, durante el ejercicio de la tutela, hubiere de reunir los requisitos exigidos por este Código para su designación, o cuando incumpliere las obligaciones que se le vienen impuestas, el tribunal, de oficio o a instancia del fiscal, dispondrá su remoción. Las personas a que se refiere el artículo 140 deberán poner en conocimiento del fiscal los hechos que a su juicio puedan determinar dicha remoción.

ARTICULO. 160 Concluye la tutela:

1) por arribar el menor a la mayoría de edad, contraer matrimonio o por ser adoptado;

2) por haber cesado la causa que la motivó, cuando se trate de incapacitado;

3) por el fallecimiento del tutelado.

ARTICULO 161. - Concluida la tutela, el tutor está obligado a rendir cuenta de su administración al tribunal. Igual obligación tiene el tutor que sea removido o los herederos del que haya fallecido.

Las cuentas de la tutela serán examinadas por el tribunal, el que les impartirá su aprobación o les hará los reparos y dispondrá los reintegros correspondientes.

ARTICULO 162. - (Modificado). En los tribunales encargados de fiscalizar la tutela se llevará un libro en el cuál se tomará razón de las constituidas en su territorio.

(El texto original de este Artículo fue modificado expresamente por la Ley 9/77.)

ARTICULO 163. - (Modificado). Los libros estarán bajo el cuidado del secretario dl tribunal o, en su caso, del secretario de la Sección correspondiente, quien hará los asientos y expedirá las certificaciones.

(El texto original de este Artículo fue modificado expresamente por la Ley 9/77).

ARTICULO 164. El registro de cada tutela deberá contener:

1) el nombre, los apellidos, la edad y el domicilio del menor o incapacitado y las disposiciones que se hayan adoptado por el tribunal respecto al ejercicio de la tutela;

2) el nombre, los apellidos, la ocupación y domicilio del tutor;

3) la fecha en que haya sido constituida la tutela;

4) la referencia al inventario de los bienes, que se llevará en expediente aparte con los recibos de depósito y las limitaciones sobre operaciones de cuenta bancaria;

5) el centro de estudios, asistencial o de reeducación en que se halla internado el tutelado y los cambios de establecimientos que se realicen.

ARTICULO 165. - Al pie de cada inscripción se hará constar, al comenzar el año, si el tutor ha rendido cuentas de su gestión. El tribunal del domicilio del tutor comunicará al del registro donde esté inscrita la tutela dichas rendiciones de cuenta, así como las particulares que varíen los datos de la inscripción practicada, con remisión de los documentos correspondientes.

ARTICULO 166. El tribunal examinará anualmente los registros de tutela, de lo que dejará constancia, y adoptará las determinaciones que sean necesarias en cada caso para defender los intereses de las personas sujetas a ellas.