Del Matrimonio No Formalizado – Texto aclaratorio

Respecto a la unión de hecho, la sección tercera del código de familia reconoce en su artículo 18 que mientras ésta reúna los requisitos de singularidad y estabilidad surtirá todos los efectos propios del matrimonio formalizado legalmente por tribunal competente. Así los cubanos son libres para contraer o no contraer matrimonio formalizado, pueden optar por la unión matrimonial no formalizada, en cuyo caso, sólo surtirá efectos cuando se reconozca por tribunal competente y siempre determinando la sentencia que el matrimonio existió en el pasado no en el presente; o podrán también optar por la formalización del matrimonio con carácter retroactivo cuando ambos miembros de la pareja pretendan continuar la unión, al mismo tiempo tienen derecho a gozar de una situación jurídica familiar similar a la de quienes contraen el matrimonio formalizado.

En  la época colonial, las uniones consensuales fueron discriminadas y se prohibían los matrimonios entre diferentes razas y clases sociales. La Constitución de 1940 trató de solucionar esta problemática jurídica social. El objetivo iba dirigido a la protección de la mujer o concubina y por ende a sus hijos, a defenderlos del desamparo en que quedarían cuando no pudieron contar con su único sostén en aquella sociedad: el hombre. En 1975, se promulga el Código de Familia, en materia de Derecho de Familia y el artículo 65 expresa: "Todos los hijos son iguales y por ello disfrutan de iguales derechos y tienen los mismos deberes con respecto a sus padres, cualesquiera sea el estado civil de éstos".

Actualmente Códigos de Familia de muchos países solo reconocen el matrimonio formalizado, mientras que otros reconocen el concubinato cuando el mismo haya sido establecido por un determinado período de tiempo, de manera estable y singular. Cuba posee entonces, una de las legislaciones más avanzadas del continente  al reconocer las uniones de hecho sin tener en cuenta que se haya establecido el concubinato por un determinado período de tiempo, solo establece la capacidad física y la capacidad legal (18 años cumplidos) ,la estabilidad y la singularidad.

La unión consensual en otros países funciona como alternativa para aquellos que tienen algunas dificultades económicas, en Cuba, esa tipología de uniones consensuales es más urbana y más cerca de la clase intelectual que tiene una vida más libre, por la ruptura de tabúes y la aparición de novedosos métodos para el control de la natalidad y la prevención de enfermedades de transmisión sexual, la  prevalencia de actitudes preferentemente positivas hacia la igualdad de derechos en las relaciones entre los sexos, y las transformaciones en la estructura del poder familiar hacia un poder más compartido entre el hombre y la mujer, provocadas por los cambios socio-estructurales, la incorporación de la mujer al trabajo como aspecto esencial, provocando que la mujer ocupe  un rol mas activo en la pareja.

Por ultimo, este Código de Familia aun establece que excepcionalmente, y por causas justificadas, podrá otorgarse a los menores de 18 años la autorización para formalizar el matrimonio, siempre que la hembra tenga por lo menos 14 años cumplidos y el varón 16 años, también cumplidos, no obstante en los proyectos actuales de modificación de esta norma legal, se debate con mucha fuerza eliminar esta excepcionalidad.  El matrimonio puede ser formalizado sin grandes requerimientos ante los Notarios o Registradores del Estado Civil, funcionarios accesibles a nivel de cada municipio.