Hijos de cubanos en el extranjero podrían ser ciudadanos.

Solo “los nacidos en el extranjero de padre o madre cubanos, previo el cumplimiento de las formalidades que la ley señala” pueden optar a la ciudadanía cubana por nacimiento, según se establece en el apartado (c) del artículo 29 de la Constitución de la República de Cuba.

Los nietos de cubanos, cuyos padres no nacieron en Cuba, no pueden optar por la ciudadanía cubana en esa condición.

El hijo de cubano directamente o su representante (si se trata de un menor) debe inscribir el nacimiento extranjero en el Consulado cubano en el país donde reside, para su posterior envío y asentamiento en el Registro Especial de Actos y Hechos de Cubanos en el Exterior (REAHCE) en La Habana. Una vez registrado el nacimiento en Cuba se puede obtener la correspondiente certificación.

Si la persona pretende ser reconocido por las autoridades cubanas como “ciudadano con residencia permanente en el territorio nacional”, deberá viajar a Cuba y con el referido documento solicitar ante la Dirección de Identificación, Inmigración y Extranjería (DIIE) su avecindamiento – vivir en Cuba por no menos de 90 días. Concluido el trámite se aprobaría su residencia permanente en Cuba, se le hace entrega de su carné de identidad, puede solicitar pasaporte cubano, y es considerado ciudadano a los efectos de “Cuba”.

Ahora bien, hasta donde conocemos, en algunos países solo la presentación de la certificación de nacimiento del hijo de cubano emitida por el REAHCE de La Habana, hace prueba plena del origen cubano de la persona sin otros requerimientos. Dado lo anterior, hijos de cubanos nacidos en el extranjero han aplicado para la residencia en los Estados Unidos de Norteamérica al amparo de la de “Ley de Ajuste Cubano”.